Nos dijimos adiós, pues no era posible,
Solo fueron trazos perfectos de fantasía.
Son sueños que a veces llevan a lo inaccesible
Y nos acercan sin quererlo a la lejanía.

Nos dijimos adiós, tranquilamente,
Como si ninguno entonces quisiera despertar.
Como si al decir adiós, supiéramos ciertamente,
Que una parte de nosotros ya no iba a regresar.

Nos quedamos mirando como el sueño se iba,
Pero no se fue del todo, aunque un poco, tal vez.
Sentí un frío amargo fruto de la despedida,
Pero algo me decía que nos volvíamos a ver.

Nos dijimos adiós, y en ese instante,
Renunciamos en parte a lo que un día quisimos.
Hay quien se pregunta que como puedo amarte…

-Ojala fueran un poco, de lo que nosotros fuimos-

1 comentarios:

Angus dijo...

Bellísimo poema. Me gusta.