Dejémonos llevar por el silencio,

por la palabra dicha con la mirada,

dejemos que algo dentro hable por nosotros

y que diga todo sin decir nada.



Dejémonos llevar por el roce de la piel,


por el tacto agradable de una caricia,


dejemos que se una sencilla, simultanea,


como una grácil primicia.



Déjemonos llevar por el capricho,


por el momento de efusión incontrolable,


dejemos la huella invisible


en un lugar imborrable.

3 comentarios:

Minerva dijo...

Hola!!

Esos son los mejores momentos, cuando se dejan llevar, cuando las cosas fluyen por sí solas, y es algo maravilloso y hermoso...

SALUDOS!

bensoneto dijo...

waaaaaaoooo!! ... hermoooosoooo!!! ... seeee cuando el instante nos deja nada más que el silencio, el cual es testigo de nuestro ir y venir de aquellas ganas con que algunos se aman al anochecer!! ... hermoso poema

"Dejémonos llevar por el silencio,
por la palabra dicha con la mirada,
dejemos que algo dentro hable por nosotros
y que diga todo sin decir nada"

simpelemnte excepcional!!

gracias por compartirlo con nosotros ... saludos .. besos ... abrazos ... un gusto leerte!!

Eduardo Castro López dijo...

Excelente composición, es realmente un placer visitar tu blog y beber de tus palabras; un abrazo.