Mi garito de entonces

Antes fue el garito de las garitanas,
25 horas del día, café en mano,
santuario de santas con aires de fulanas,
y algún hombre perdido con su peter pan enano.

La botella de Jack Daniels
para combatir la helada.
Estando solo o con alguien,
en mitad de agosto va que ni pintada.

Máscaras con cuerpo de mujer,
el caradura del amiguito,
"Colega, paga la ronda esta vez",
que a la que hace cien, yo invito.

Un concierto de los cutres de mi barrio,
que nunca escucharon aplaudir.
el solo de guitarra era escalar el calvario
pero nunca llegabas a subir.

Ya esperaba la copita de Vermut,
a la hora 13 de un viernes santo,
Él ya estaba en la cruz,
se apagó la luz y nos dejó cenando.

Pero ya no es el garito de siempre,
ya no se escuchan aquellos cantos,
ya no va la misma gente,
el mas joven ronda los ochenta y tantos.

Y aquel antro de lujo y soda,
de chismes y otras movidas,
pasó a vivir de la sopa boba,
cobrando por ver futbol y corridas.

Ahora santas con aire de fulanas, garitanas,
y aquel hombre, se van con el enano peter pan.
a buscar otro garito perdido en las solanas
del mismo sitio de siempre, donde siempre es nunca jamás.

2 comentarios:

mario, desde Argentina dijo...

felicitaciones por tu obra, Andrea, es un gusto conocerla y, a través de ella y de alguna conversación, conocerte a vos,
te espero entre los escombros de mi página web,
hasta pronto entonces,
un abrazo,

Poétic@ dijo...

Es realmente bueno! Me ha encantado, situaciones cotidianas y mundanales que tu pluma describe a través del enfoque de tu lente. Otra vez...me ha gustado! Me voy a serguir leyéndote, saludos.